Blog

Satorixia – El Orígen

Soy emprendedor independiente desde hace 10 años aproximadamente, Por supuesto!, después de deambular encandilado por las supuestas “maravillas” teñidas de espejismos de nuestra joven mente y sus ansias ególatras de dominio y control; Enfrentando las estrelladas contra la realidad y la dependencia social para la autoafirmación como persona, degustando encandilado en la fiesta de ilusiones de riqueza, el buffet de proyectos de una y otra índole auspiciados por invitados igual de despistados a mí; mi vida dormía dolida y disgustada en el gran palacio de los vendedores de ilusiones…


Llegó el final del año 2006 y a pesar de haber hecho estudios en DISEÑO Y ANALISIS DE SISTEMAS y haber obtenido excelentes calificaciones, descreía en mis capacidades y temblaba de terror para enfrentarme no a la supuesta “Vida es dura”, sino a mis propias inseguridades y discapacidades físicas auditivas, sumado a la “pensadera” en las paradojas y contradicciones de la vida que tanto me quitaban el sueño.

Pero comenzaron a llegar señales vestidas de clientes o tal vez clientes que hacían señales, que requerían de mi ayuda y me orientaban en ese algo así como “Estas en lo cierto, estás en lo correcto”, y por más que intentara y añorara volver al palacio de los vendedores de ilusiones; venían de nuevo esta vez más clientes que me daban de nuevo señales y tal vez me fueron protegiendo de ese imperceptible desvío de mi sendero.  Benditos todos ellos que fueron, están y estarán porque me han enseñado a enfocarme en que para las soluciones complejas debo ofrecer alternativas inteligentes.


Ya para el 2009 dejaba muy a lo lejos el palacio de las ilusiones y asumía esta apasionante travesía en uno de los caminos más coloridos y llenos de experiencias que brinda tantos matices a tan variadas ramas del conocimiento.  Ese apasionante camino de la informática.  Aprendí la responsabilidad de hacer bien el trabajo y disfrutarlo, cuidar los detalles y entregar servicios de calidad… Hasta que uno de los clientes muy gentilmente enuncio:

“Me gusta como Usted hace las cosas… Se nota que hace su trabajo con amor”.

Entonces la autonomía cobró sentido y mejore mi autodidactismo y se fue abriendo el abanico de posibilidades al tiempo que el tiempo nos regala la luz del despertar de la consciencia mientras tenemos la valentía de caminar.  Aprendí en la arena de la experiencia y la disciplina de autoaprendizaje: Diseño Gráfico, Cableado Estructurado, Diseño Web para páginas informativas aplicando los conocimientos de Programación, Soporte para Windows y sus intrincados misterios no codificados y muchas otras adiciones de conocimiento en respuesta a la demanda y el apoyo de los clientes que me impulsaban a dar el paso y abordar los retos.

Gracias infinitas porque muchas de sus exigencias que en su momento llegaron a incomodarme, las afronté y se convirtieron en los primeros pasos de lo que llamamos hacer las cosas con excelencia.


2012 me trae nuevas experiencias con empresas pequeñas y sus constantes retos de adopción de la tecnología o de mejoramientos que en muchos casos me impulsaban a dedicar cuantiosos esfuerzos de estudio y autoaprendizaje de la mano de internet.  Terminé dándome el coraje de enfrentar los retos con experiencia y comprensión en lugar de la erudición (Teoría) y entendimiento.  Progresivamente fui profundizando en el campo de la programación y el Desarrollo Web Dinámico en concordancia con los avances en la semántica de la Web 2.0.

La estructura de creación de software y sus algoritmos con sus condicionantes, variables, concatenaciones, bucles, operadores etc, y su imagen y semejanza con nuestras vidas escritas por otros o por voluntad propia de manera tan predecible al mejor estilo de un programa computacional… El sistema binario, el 1 como ON y el 0 como OFF, Verdadero Vs Falso, y su aparente oposición complementándose entre otros análisis y locas o tal vez víricas deducciones me condujeron al análisis personal de mi software con el que validaba mi existencia.

Las contradicciones y dualidades percibidas en la vida diaria, la no aceptación de mis propias dualidades dictadas o escritas por la mente, esos condicionantes autoimpuestos, esas repeticiones incesantes de la misma experiencia una y otra vez, esos bucles autodestructivos por estar mal programados, esos virus que corrompen la percepción y organización de la información personal trascendente en nosotros los humanos…

En todo caso encontré mucha su similitud con los programas computacionales que de alguna manera nos superan integrando opuestos, presentándose como la dulce extensión de nuestros sentidos, ese “Cloud Computing” donde cargamos y guardamos nuestra pereza de asumir la vida y la responsabilidad de vivirla progresivamente superándonos incesantemente cada día… Mientras los dispositivos de cómputo comienzan a superarnos integrando el uso de aparentes yuxtaposiciones, nosotros no logramos depurar nuestro software obsoleto que compila la “VIDA” ejecutando códigos o más bien prejuicios tan radicales e irreconciliables de SI y NO, un algoritmo que genera el virus del eterno sufrimiento.

Todo lo anterior me fue llevando poco a poco a reescribir mi software incluyendo líneas de código Orientales agregando las concatenaciones del ZEN y la paradoja del TAO.  Con el tiempo, una especie de comprensión de algunas de las vicisitudes de la existencia, de “SATORI” fue emergiendo, se incluyó un flag en el algoritmo representado con la “X”, ese punto de retorno que no debería olvidar, y a su vez el punto de partida donde las variables ya generadas por la experiencia serían requeridas en adelante; Ese punto intermedio de nuestras vidas o programas, en donde surge la noche oscura del alma y resurgimos al amanecer, en donde comenzamos realmente a escribir nuestra propia obra de arte…

En adelante, desde ese punto de partida, las demás líneas del programa interior estarían centradas en generar INTELIGENTES ALTERNATIVAS (IA), y en la medida de las posibilidades ser parte de la extensión de la INTELIGENCIA ARTIFICIAL (IA), esa inteligencia colectiva de las máquinas hablando a una inteligencia colectiva humana y poniendo a prueba su propia creación y tal vez superando los propios principios tal vez ingenuos con que estas “Criaturas” fueron inicialmente concebidas.

Es ahí donde surge el nombre de SATORIXIA, como respuesta a la otra verdad personal o versión de percibir, implementar, re-compilar el programa con el que en un principio me habían “empaquetado”, “comprimido” con objetivos de servicio sin mayor o casi nulo control de mis resultados.  La única diferencia es que, a pesar de ser tan similares a un programa, contamos con la consciencia humana para validar, reescribir y volver a compilar nuestras líneas de código cambiándolas por las que conscientemente regiremos nuestra “VIDA”, ó también tenemos la alternativa de olvidar nuestra consciencia y dejarnos inyectar el código malintencionado del miedo, perder nuestra capacidad de auto depuración y terminar convertidos en simples consumibles de una gigantesca máquina que finalmente acabará yendo en contra de nuestra propia evolución…


A partir del 2016, ya con el poco conocimiento que se ha adquirido siento la necesidad de ofrecer esa experiencia a quien pueda servirle y entonces comienza el propósito de expansión a través de la publicidad en la web, la creación de este sitio y todo lo que sea necesario para compartir, considerando que no soy el dueño del conocimiento y solo soy un filtro en la infinita energía que organiza este orden caótico o este caos ordenado.  Tan solo tal vez me sea permitido capturar un poco de esa infinita energía que hace que todo se ordene o aparentemente se descomponga… Esa energía que fluye en todo y está contenida en todas partes y en donde una de las manifestaciones es la llamada INFORMACION.

Lo que pueda compartir y servir a través de los servicios que ofrezco será de veras muy satisfactorio puesto que las instrucciones agregadas al programa son: A las Soluciones Complejas; Inteligentes Alternativas…

Gracias por permitirse llegar hasta aquí.

Share this post